close

Cascada Salto del Tigre, una belleza entre el bosque húmedo tropical.

© Oscar Arroyo B

La Cascada Salto del Tigre, está ubicada a 26 Km de la Ciudad Pedro Vicente Maldonado, en la vía Celica-Naranjal, siendo el límite exacto entre las provincias de Pichincha e Imbabura. Es un lugar privilegiado y forma parte de la Reserva ecológica Cotacachi Cayapas.

Tras dos horas y media de viaje hacia el noroccidente de Pichincha llegamos al cantón Los Bancos, el parque central sería testigo de la partida a nuestra aventura hacia los pintorescos paisajes de la zona húmeda tropical.

Avanzamos por la carretera principal que une éste cantón con Pedro Vicente Maldonado, una mañana con el sol y pocas nubes nos daban la bienvenida, la brisa húmeda y la velocidad del recorrido ayudaban a combatir el calor. Tras 10 kilómetros recorridos llegamos al desvío hacia Pachijal, un poblado en medio del frondoso paisaje.

Cerca de que el reloj marcara el medio día avanzamos entre plantaciones de palmito las que se mezclaban con la fauna verdosa del lugar, dónde palmeras resaltaban por su gran dimensión, mientras nosotros dábamos el máximo esfuerzo por ascender las colinas, el reflejo de los rayos del sol sobre el asfalto ponían a prueba la fortaleza sobre la bicicleta.

Descensos y curvas pronunciadas nos hacían ver que Pachijal estaba cerca, un gran puente y el sonido del agua sobre las rocas nos daban a imaginar a un río de aguas cristalinas, sí así el Río Pachijal.

El camino de asfalto terminaba, ahora surcaríamos caminos ocres de tierra y lastre que contrastan con los sembríos, pastizales y bosques. Una ambiente de paz y calma se rompe con el crujir del pasar de las llantas sobre la roca, sin duda éste tramo fue el mejor que cruzamos en nuestra aventura.

Motivados por seguir avanzando llegamos al kilómetro 44, reunidos todos el último tramo debíamos pedalear, no importaban ya el calor, la humedad o cualquier obstáculo del clima, cuando pasamos la media tarde, ya nada podía con nosotros.

Una última pendiente terminaba en un puente dónde el sonido del agua nos avisaba que habíamos llegado a nuestro destino principal, la Cascada Salto del Tigre. Atónitos por tan espectacular belleza natural quedamos todos, pues un gran cañón forma el Río Guayllabamba, mientras las aguas turquesas del Río San Dimas caen formando una cascada de 6 metros de largo por 8 de ancho, desembocando en las aguas correntosas y oscuras del Guayllabamba.

No podía faltar un refrescante baño entre tantos ríos que habíamos pasado, por lo cual nuestro destino final sería el Rio Naranjito a 9km en el poblado que lleva el mismo nombre perteneciente ya a la provincia de Imbabura. Las últimas energías se derrochaban a cada kilómetro pero la satisfacción de dar lo mejor de sí mismos nos fortalecían a cumplir ésta verdadera aventura por nuestro maravilloso país.

Tags : aguabosquecascadatropical