close

La sierra centro de Ecuador a los pies de un coloso.

Oscar Arroyo B.

El volcán Chimborazo se sitúa en la Cordillera de los Andes centrales, rodeado por la Reserva Faunística de Chimborazo, que forma un ecosistema protegido para preservar el hábitat de los camélidos nativos de los Andes como son la vicuña, la llama, y la alpaca. A 49 km al noroeste de Riobamba (capital de Chimborazo) y a 150 km al suroeste de Quito.

Nuestra aventura empieza en una locación a los pies del Taita Chimborazo denominada el Arenal, en el límite provincial de Tungurahua y Bolívar, aunque entre la nubosidad se escondía el volcán, el clima era adecuado la empezar a pedalear.

Transcurrían los primeros kilómetros nos despedíamos de los pedregales para dar la bienvenida a los páramos, el sol sobre las montañas empezaba a parecer y la altura a 4200 msnm. nos ponía a prueba con cada esfuerzo realizado para avanzar.

Entre caminos culebreros, subidas y descensos el color negro y fértil de la tierra contrastaba con el dorado amarillento de los pajonales, no podía faltar la vida, el agua, que nacía y corría montaña abajo para nutrir a los sembríos de maíz, habas, cebolla que aparecían entre grandes pastizales de ganado.

Las montañas por fin daban paso al sol, que nos ayudaba a combatir el viento helado de los Andes. Las primeras comunidades y su gente empezaban a aparecer con una sonrisa y un caluroso saludo.

Seguíamos descendiendo, maravillados contemplando la riqueza geográfica de la provincia de Tungurahua.
Desde lo alto sus apreciabamos valles llenos de sembríos, pues es una de las zonas más fértiles la cuál abastece de productos alimenticios a mercados de las grandes ciudades de Ecuador.

El camino de tierra, lastre y piedra terminaba, nos encontrábamos con el asfalto y el peñón del río Ambato, el cuál sería ahora nuestro guía hasta descender a la ciudad, entre curvas, pronunciadas bajadas y puentes.

Finalmente marcando 45 km aproximadamente nuestro recorrido en bicicleta terminaba, quedando en nuestra mente la grandeza del Chimborazo, la riqueza de los campos fertiles y la belleza de los páramos andinos.

Tags : andesparamoríovolcan