close

Laguna de Cubilche, maravilla escondida en los Andes.

© Oscar Arroyo B

La laguna está en la meseta del Cubilche, en la parroquia de La Esperanza de Ibarra, tiene una forma circular, es de origen volcánico y no tiene afluente externo por lo que podemos mencionar que el abastecimiento de agua se da desde su interior. El espejo de agua tiene en un diámetro aproximado 30 metros.

Nuestra aventura empieza en Ayora un pueblo armonioso al norte de Cayambe, pues la ruta a seguir es un camino secundario que conecta el pueblo con Ibarra, varios desniveles y subidas son las constantes de este tramo hasta legar a Olmedo. El viento de verano y el frío andino hacen notoria la altura que hemos alcanzado hasta allí.

Desde ésta ruta se observa otra cara del nevado Cayambe, muestra una figura más extensa hacia el oriente ecuatoriano, cautivados con su presencia seguimos la carretera de asfalto hacia Zuleta, entre campos de cebada, trigo y maíz dónde ya marcábamos 20 kilómetros de recorrido.

Zuleta es un territorio fértil y con amplias zonas destinadas a la ganadería, de aquí partiríamos montaña arriba por caminos empedrados hacia nuestro destino la Laguna de Cubilche.

El paisaje lleno de relieves, sembríos y pequeñas casitas de campo contrastan con el aroma andino, el sonido de los eucaliptos y el trino de las aves. Tras varias cuestas nuestras piernas empezaban a tambalear pero el solo pensar en el panorama que se nos venía, era un aliciente para seguir pedaleando.

Atravesando un exuberante bosque de pino, tras las últimas subidas y curvas dejaban ver el páramo andino, habíamos llegado a la loma de Cubilche de aquí en adelante el camino entre pajonales y lodo teníamos que conquistar empujando las bicicletas, tras 20 minutos de recorrido nos deslumbraba la pequeña y encantadora laguna, todo el esfuerzo realizado era compensado con tan maravillosa postal.

No se olviden de visitar Zuleta, disfruten de sus paisajes, sus bordados, su gastronomía y su gente.

Tags : andeslagunaparamo