close

Una aventura hacia los frailejones

Ⓒ Oscar Arroyo B.

La Reserva Ecológica El Ángel está ubicada sobre los Andes occidentales en el noroccidente del país, en la provincia de Carchi, fronteriza con Colombia.

Se encuentran zonas con pendientes pronunciadas y acantilados impresionantes, bajo las cuales se extienden grandes planicies. En este paisaje, esculpido por los volcanes y los glaciares, es donde la paja de páramo, los frailejones y un sinnúmero de plantas y animales adaptados a las alturas tropicales crecen sin problema. La reserva protege también la naciente de muchos ríos que alimentan el río El Ángel, entre ellos los ríos Potrerillos, Rasococha, Chilmá, Grande, Santiaguillo y Voladero.


Al llegar a la ciudad de El Ángel se puede sentir el frío y la bruma característica del lugar, pudiendo destacar a su Iglesia Matriz de estilo arquitectónico neorromantico y gótico, su color en tonalidades ocres llaman mucho la atención a varias cuadras.

Nuestra aventura en bici estaba por comenzar, pues de El Ángel hasta El Voladero son aproximadamente 17 km. El clima esta vez no fue el que esperábamos pero la energía y las ganas por cincelar y descubrir ésta singular zona fue el combustible para pedalear durante cuatro horas en subida acompañados eso si de lluvia, llovizna, viento, neblina y un frío de hasta 2 °C.

El camino empedrado y de lastre sobre planos inclinados de hasta 45° no podían con nosotros ya que después de recibir esa agua fresca del cielo nos motivaba a seguir subiendo, al kilometro 12 se podía ya apreciar de mejor manera los Frailejones, sin duda alguna la emoción por verlos de cerca era tan grande que hicimos una parada obligatoria.

En el kilometro 14 el frío y el agua que habíamos recibido hacían que los huesos empiecen a resentirse, por suerte la lluvia se había ido y nos recibía un cielo despejado donde se podía divisar claramente la geografía del lugar.

Y ahí estaban imponentes los Frailejones en una gran extensión de colinas y planicies forradas por estas plantas singulares.

Casi llegábamos a nuestro destino, era momento de caminar por un sendero entre frailejones para visitar las lagunas, durante 10 minutos de recorrido la laguna de Potrerillos con una extensión de 24 km siendo la laguna que más destaca sobre las pequeñas que la acompañan. El sendero recorre el borde de la laguna, era momento de respirar y contemplar ese espectacular paisaje, recargar energías y subir hacia el mirador. Grada tras grada llegamos una de las mejores vistas del lugar, imponentes los frailejones rodean el agua y pajonales del sector.

La tarde caía, era momento de descender de regreso a El Ángel, así terminaba una aventura por éste paraje andino.

Tags : andeslagunaparamo